Historia
Galería
Emisoras
Profesionales

Documentos

RADIO JUVENTUD DE MALAGA (EFJ 56)



HISTORIA

Radio Juventud de Málaga, emisora del Frente de Juventudes, EFJ-56 , nace por iniciativa de un reducido grupo de funcionarios de Falange Española en Málaga, comandados por José Tuderini Cintora, primer director de la emisora, hombre entusiasta, culto y vitalista. Le secundan Jesús Tomás Calvo Rubio, como jefe de programas y Rafaela Moreno, Faluqui, que asume las labores de secretaría en aquella cuando menos ilusionante misión de jóvenes radiofonistas . Todos dispuestos a comprometerse de lleno, ante un proyecto esperanzador,la nueva cadena de emisoras ya emitía con fuerza en España, y plagado de futuro para una Málaga que trataba de diluir o distraer su reciente memoria: una posguerra excesivamente larga y pesada, en la que permanecía latente un sector de la sociedad dispuesto a integrarse en posiciones más avanzadas.

Junto a este reducido grupo, portador de las ideas y talante necesarios para dar forma al proyecto, no podía faltar el concurso de la parte técnica y esta vino de la mano de José Jiménez Parra, experto radioaficionado local, practicante de profesión, o ayudante técnico sanitario, en el Hospital Civil, y colaborador del laboratorio privado médico analista, dirigido por el doctor Juan Pedro Raya.

Y fue en el mismo domicilio particular de Pepe Parra, situado entre las trinitaria calles Natalia / Rafaela, en donde aquel reducido grupo puso en marcha la primera emisión formal de Radio Juventud de Málaga. Fue un aterrizaje anunciado entre amigos, conocidos, vecinos y entidades locales a quienes previamente, durante las semanas anteriores, se les había hecho saber la puesta en marcha de la nueva emisora.

En Mayo de 1955, arrancaron los primeros compases de una empresa que habría de marcar el futuro inmediato de manera muy significativa, la vida local malagueña. Aquella Radio Juventud, auténtica radio-escuela del Frente de Juventudes aportó, en efecto, con su vocación de compromiso el pacto de situarse muy cerca de la realidad social imperante. Se involucró sin reservas en todos los ambientes y sectores que demandaban atención informativa; generó un estilo nuevo de contacto con la realidad ciudadana que pronto asimiló, el mensaje participativo de la nueva emisora malagueña. La radio local rompía moldes para utilizar, a lo largo de la jornada, un lenguaje menos áulico y solemne, más directo y en concordancia con lo que demandaban las nuevas generaciones. La seriedad de Radio Nacional, en donde la lectura del "parte" diario ya imponía un respeto casi reverencial, en nada se parecía a lo que aquella Radio Juventud trataba de infundir, siempre, eso si, sin salirse un ápice de una reglas de juego que habia que observar con absoluto rigor.

Cientos de jóvenes malagueños, procedentes de los ambientes más próximos a la cultura en todas sus manifestaciones, intentaron acceder a realizar los cursos de radiofonista. Tras la correspondiente criba y selección, de entre las primeras promociones que consiguieron abrirse paso, constan los nombres de Julián Sesmero, Manuel Portales, Loli Astola o Enrique Sierra. De Madrid, llegaron en aquellos primeros meses, en calidad de refuerzo, Maribel Escobar y Pilarín Vara. Y de inmediato, en cursos sucesivos, la plantilla se amplió hasta configurar un amplio equipo humano entre locutores y redactores, técnicos de sonido y administrativos. Paco Campos y su hermana Mari Tere se iniciaron en el transcurso de 1957; fueron de los primeros locutores en hacerse escuchar con sus intervenciones, sobre todo en programas retransmitidos, con la ayuda técnica de Manolo Linares que marchó a Madrid a finales de los cincuenta.

Algún tiempo más tarde se incorporó Diego Gómez, procedente del cuadro de actores de Radio Nacional en Málaga ; Gonzalo Rojo, maestro de escuela en Coín y con el transcurrir del tiempo doctorado en flamencología; Rafael Narciso Molina, de voz grave y agudo ingenio; Jose María Borrego; Juan Cueto, Manolo Márquez dirigente bancario y pionero en el área de deportes en Radio juventud; Juan Torreño, como técnico de sonido; Fernando García del Río. Son los nombres que sonaron en los primeros años de historia de esta emisora, que al poco de nacer, como hemos comentado, en un domicilio particular del barrio de la Trinidad, se instaló en el primer piso de la calle Alarcón Luján nº 6, en el corazón de la ciudad, en donde permaneció por espacio de doce años, siempre abierta a los temas locales y facilitando la resonancia de la vida malagueña en todas sus manifestaciones.

A mediados de los cincuenta, la radio en España y en Málaga concretamente, ya inundaba territorios rurales sin distingos, gracias a las facilidades que la compra en cómodos plazos otorgaba a quien anhelara tener un aparato receptor en su casa. Por aquellos años, el eco de la radio alcanzó no solo todos los rincones de la ciudad, sino también los pueblos grandes y pequeños, pedanías, zonas costeras, cortijos y labrantías. En las superpopulares emisiones de los “Discos dedicados” eran frecuentes mensajes como este:


Contenido cedido por Joaquín Palmerola sobrino de (Ricardo Palmerola), autor del libro
"Odas Históricas 1925-85" (Historia de la Radio en Málaga)