Joaquín Soler Serrano

J

oaquín SOLER SERRANO, locutor de EAJ, 1 - Radio Barcelona fue “La voz que pidió ayuda”. Desde los primeros momentos que se produjo la catástrofe, Joaquín SOLER SERRANO empezó a pedir ayuda a los barceloneses desde su cadena de radio. Eso se vio reflejado en el sigüiente artículo del periódico “Tarrasa Información” con fecha 22 de octubre de 1962:

 

«Tarrasa está en deuda con Joaquín Soler Serrano. Gracias al personal esfuerzo de este gran locutor, nuestra ciudad recibió una ayuda inmediata en ropa y artículos alimentícios que rebasó los límites previstos. En mérito a tan importante acción se le debería otorgar el nombramiento de Hijo Adoptivo de Tarrasa.

Todos conocemos con más o menos exactitud el drama que vivió nuestra ciudad a raíz de la catástrofe habida el pasado día 25 de septiembre. También sabemos que las primeras notícias de la magnitud del desastre llegaron al público a través de Radio Barcelona, en la que el locutor don Joaquín Soler Serrano daba los pormenores del siniestro por las notícias que recibía desde Radio Terrassa en frecuencia modulada, transmitidas por nuestro querido amigo y locutor de la emisora local José Manuel Salillas.

A medida que iba pasando el tiempo y con carácter de urgencia, Soler Serrano recabó una rápida ayuda a nuestra ciudad con destino a los damnificados por parte de los barceloneses, ayuda que en la misma tarde del miércoles día 26, a las pocas horas de haberse solicitado, tuvo ya su efectividad. Así vimos llegar a nuestra ciudad, alrededor de las nueve de la noche, una caravana de vehículos de varias clases y camiones repletos de ropa y artículos alimenticios.

A partir de aquel entonces la magnitud de esta clase de ayuda tomó tan grandes proporciones que se tuvo que rogar que no se mandaran donativos de este tipo, ya que el objetivo se hallaba cubierto con creces; en cambio, se indicó que lo que interesaba era que estos donativos se convirtiensen en conservas y en dinero. Desde el momento que se empezó con esta campaña, Soler Serrano estuvo radiando noticias y recibiendo las aportaciones en metálico de tal forma que no abandonó el micrófono en ningún momento.»